FANDOM


  Este artículo está siendo corregido por un miembro de Traducción.  
Te recomendamos no realizar modificaciones hasta que esta plantilla sea retirada. Si crees necesaria una modificación, puedes contactar al wikipedista en su página de discusión o en la página de discusión de la plantilla para poder coordinar la redacción.
Miembro a cargo: Adeptus Hispanus Fecha de inicio: 11/11/15 Estado: Esperando revisión
Khorgos Khul Sigmar
Entre los más grandes campeones mortales de Khorne, Korghos Khul ha hecho de la subyugación de Aqshy su cruzada personal. Es un guerrero poderoso y líder temible por igual, cuyo Perro-Demonio Fauceparda gruñe a su lado mientras su monstruosa hacha rasga la realidad misma.

Los Reinos Mortales tiemblan ante el paso Korghos Khul. Es un glorioso rey guerrero oscuro, el señor de una nación de asesinos y psicópatas. Sin embargo, y pese a sus espectaculares éxitos, Korghos Khul quiere más. Tal es su poder que ha levantado una pirámide de cráneos del tamaño de una montaña en honor a Khorne, esperando que con este acto obtener su recompensa final: la demonicidad y la inmortalidad. Sin embargo, Khul es acosado por la sospecha de que, habiendo subido hasta casi el pináculo del favor de Khorne, su poder se desdibuja. Desde que empuñó por primera vez un hacha, Korghos Khul se ha regido por una especie de retorcido honor del guerrero. Pero en los últimos años, el señor de la Marea de Sangre se ha sentido tentado de traicionar su propio código, dada la cercanía de su premio. Ha reforzado sus tropas con tribus de Segadores Sangrientos, a pesar de su asco por su manía de comer cadáveres. Ha desatado Traficantes de Ira hacia las empalizadas de sus enemigos, y visto al enemigo ser desgarrado por las garras de la locura en lugar de luchar con honor. Y lo que es peor: los combates dignos se han convertido en una rareza, privando a Khul del cráneo de un héroe para coronar su imponente pirámide.

Pero pese a todas estas dudas, Korghos Khul sigue estando entre los más grandes de los Grandes Señores de Khorne. Ahora, la llegada de los Eternos de la Tormenta le ha brindado una oportunidad de oro. En los Martillos de Sigmar, Khul se enfrenta a enemigos dignos contra quienes puede ganar nuevas glorias. Mejor aun; en Vandus Manomartillo, Khul ha encontrado al fin un enemigo cuyo cráneo le aseguraría su lugar a la diestra de Khorne. Esta puede ser la última oportunidad de Korghos Khul de obtener la verdadera grandeza, y después de una era de batallas, es una oportunidad que no tiene la intención de dejar escapar entre los dedos.

Historia Editar

Ascenso Editar

Aunque el Reino del Fuego es inimaginablemente vasto, Korghos Khul se ha comprometido a reclamarlo por completo en el nombre de Khorne. Un mortal podría esperar para ver la más mínima fracción de este turbulento reino en toda su vida, pero Khul ha sido recompensado con una longevidad antinatural, y aun puede vivir para ver cumplido su juramento.

A medida que la Era del Caos llegaba, los adoradores de los Dioses Oscuros barrieron los Reinos Mortales con gran fuerza. El primer guerrero de poner un pie en el suelo sulfuroso de Aqshy fue Korghos Khul, entonces un Mensajero de la Muerte aspirante que se había levantado de entre los Cosechadores de Cráneos de su tribu. Ese día, cuando las Guerras por Nexus llegaron a su sangrienta conclusión, Khul ya había destruido la ardiente garganta que prohibía el acceso al portal hacia Aqsharya. En ese instante, lleno de sangre y gloria, Khul asaltó la poderosa Torre de la Ira que velaba la Puerta de Arco. Los defensores de la torre fueron sorprendidos por la enorme velocidad del ataque de los Vasallos de la Sangre y Khul fue capaz de deslizarse por entre los grandes rastrillos de la torre antes de que cayeran. Encerrado en el poderoso bastión, Khul pavimentó un camino carmesí contra una oposición abrumadora. Solo y herido de gravedad, Khul sobrecargó la lanza de los monjes de fuego contra los que custodiaban la puerta de entrada a la torre y elevó su rastrillo una vez más. Los vasallos se vertieron en el interior de la fortaleza con rabia, y así comenzó la Batalla por Aqsharya, la mayor ciudad de los Altos del Conflagorian.

Korghos Khul no sólo sobrevivió a ese día, sino que fue recompensado muy mucho por ello. Khorne vio en Khul un digno campeón y le otorgó fuerza antinatural, una armadura del Caos, y el poder de una abominación para su hacha, capaz de rasgar la propia realidad. El Perro-demonio de Khul, Fauceparda, protege a su amo de la hechicería que domina a aquellos de voluntad débil. A cambio, Khul se comprometió a conquistar el Reino de Fuego en el nombre del Dios de la Sangre. Comenzó con Aqsharya, mando de un ejército aprovechar todo el curso de esa sangrienta conquista y que emerge de la caída de la ciudad como el nuevo Mighty Señor del Warhorde conocido como el Goretide.

Desde entonces, la estrella de Khul ha aumentado, de acuerdo con la de su dios. Sostenido por las energías inmortales de Khorne, Khul ha vivido cien veces la duración de un mortal y más. Ha luchado incontables guerras, siempre con el objetivo de seguir su propio y retorcido código de honor. Con cada victoria, las filas de la Marea de Sangre han aumentado, con miles de Mensajeros de la Muerte atrayendo a sus seguidores a la causa del Khul. La Marea de Sangre sólo ha cruzado una fracción de la inmensidad de Aqshy, pero bajo el dominio de Korghos Khul esta ha conquistado no pocos reinos. Desde el derrocamiento del Torreón Chamuscado que le granjeó su monstruosa hacha, a la terrible purga de la Tribu Direbrand que le dotó de Fauceparda, la Marea de Sangre ha demostrado ser digna del patrocinio de Khorne una y otra vez. Incluso se han aventurado a en otros reinos a instancias de su señor, pero Khul siempre vuelve a Aqshy, porque allí está su destino; y, espera, su oportunidad a la demonicidad.

Fuentes Editar

  • Battletome: Khorne Bloodbound.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.